Posteado por: Anna Rodriguez | abril 18, 2008

Naturaleza integrada en la ciudad

Jyväskylä es una de las ciudades más grandes de la región de los mil lagos, esto es, la región central de Finlandia. Cuenta con aproximadamente 80 mil habitantes y está construida alrededor del lago Jyväsjärvi y rodeada de muchos más, entre los que destaca el Päijänne que es el segundo lago más grande del país y que une Jyväskylä con Lahti, pequeña ciudad situada a 170 km al sur.

Aquí, a pesar de ser una ciudad industrial en la que la mayoría de edificios no son especialmente bonitos sino simplemente funcionales, la sensación continua es que la naturaleza se lo come todo. Parques, zonas verdes y las grandes superficies ocupadas por los lagos se comen los edificios y oxigenan la ciudad mezclándose con ellos.

Tanto el ‘principal’ lago de la ciudad como los otros muchos suelen estar tomados por finlandeses y visitantes, especialmente en invierno y verano. Lo cierto es que resulta curioso ver cómo van cambiando las aficiones con los meses y los cambios de temperatura…

En verano el calor nos lleva de cabeza a zambullirnos en el primer lago a la vista, formándose pequeñas playas en la orilla de Jyväsjärvi a la altura de la universidad, o, si tenemos un poco de paciencia, en alguno más aislado –y limpio– tras un agradable paseo por uno de los muchos bosques de la zona.

En otoño hay varias opciones para disfrutar de los lagos. Una de ellas es la de tomar el barco que une Jyväskylä con Lahti y aprovechar para conocer esta otra ciudad tras una más que agradable travesía por el lago Päijänne, rodeado de árboles de todos los colores otoñales, que aquí brillan con especial fuerza, formando un especial paisaje llamado ‘ruska’.

Remar en uno de estos lagos aislados, rodeada de árboles de colores imposibles y en un clima de tranquilidad absoluta, es algo que sólo se consigue por estas latitudes.

Finalmente, el invierno es la época del esquí de fondo y el patinaje sobre hielo. Todos los lagos se congelan y llenan rápidamente de una fina capa de nieve que lo hace perfecto para los aficionados a este tipo de esquí. En Jyväsjärvi ponen las máquinas a trabajar y despejan parte de la nieve, formando una gran pista de patinaje. En paralelo a ésta se forman otras dos ‘pistas’, una para quienes quieran caminar o correr sobre el lago y otra circunferencia paralela reservada para el esquí de fondo.

Lo que está claro es que los finlandeses no han dejado pasar la oportunidad de darle vida a sus recursos, los miman, los usan y los aprecian. Respetan su naturaleza y personas de todas las edades practican mucho -y muchos- deportes, tanto dentro de la ciudad como en sus alrededores. Otra cosa a envidiarles, o quizás a imitarles.

Vía: Soitu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: